CONSEJOS PARA DECIDIR CUÁL MAESTRÍA CURSAR Y DÓNDE

    0
    712


    Un factor común entre los profesionales actuales es la sed de conocimiento y el ánimo de continuar perfeccionando y ampliando sus habilidades ya sea para aspirar a mejores puestos de trabajo o para emprender nuevos caminos.

    Antes de optar por una maestría e iniciar la búsqueda de universidades, es fundamental que tengas claro si en realidad es esta la opción que deseas y que al culminar de estudiar la maestría realmente habrás logrado tu meta ya que no siempre los interesados en estudios de nivel superior persiguen alcanzar los mismos objetivos.

    Algunos de los objetivos más comunes son: profesionalizar algunas tareas que ya vienes realizando de manera empírica, ampliar tu red de contactos, poder dictar clases en las universidades, adquirir credibilidad al brindar productos o servicios dentro de tu negocio, realización personal / profesional, ascensos laborales, viajar a otros países a través de una beca de maestría, solo por mencionar algunos objetivos. Si el tuyo no está dentro de la lista anterior, no hay inconveniente, siempre y cuando tengas claro tu motivo.

    Si sólo deseas adquirir algunas habilidades necesarias dentro de tu puesto de trabajo, aplicar lo aprendido en un nuevo empleo que te exige ciertos conocimientos o para ampliar tus destrezas o capacidades, ten presente que YouTube es una herramienta a la disposición de todo aquel con un dispositivo conectado a Internet ya que ahí puedes encontrar tutoriales gratuitos de todo tipo. Además, cada vez se proliferan más los cursos virtuales que no tienen costo. Unirse a gremios, comunidades y asociaciones en el ámbito que quieres desarrollarte, así como tener una fuerte red de contactos en LinkedIn te brindará mucho apoyo. De igual modo, puedes conversar con amigos que cuenten con las habilidades que tu deseas y enseñarle tú algunos temas que le interesen para así intercambiar conocimiento. También ten presente que universidades extranjeras las cuales forman parte de las más reconocidas en sus áreas disponen de materias gratuitas que puedes cursar on line, con la diferencia que no te otorgan un diploma o certificación de lo aprendido, sin embargo, cada vez es menos importante lo que establece un papel y más crucial poder demostrarlo con ejecutorias o con centro de evaluaciones durante los procesos de selección de las empresas.

    Si ya has decidido cursar una maestría, toma en cuenta los siguientes consejos:

    • Investiga el perfil de quiénes serán tus docentes: las universidades responsables publican en sus sitios web la trayectoria de los docentes quiénes dictarán las maestrías. Cuando ya conozcas los nombres, lee sus perfiles en LinkedIn y busca algunos de sus artículos publicados ya que generalmente, docentes de este nivel universitario escriben artículos de los temas en los cuales se especializan. Esto te ayudará a visualizar la experiencia que adquirirás con cada docente.
    • Compara la mayor cantidad de universidades que dicten la maestría de tu interés: entre más informado estés, mejor decisión tomarás. Es fundamental que compares: plan de estudio, costos, lista de profesores, reputación de la universidad, duración de la maestría, cantidad de estudiantes por aula, perfil de quiénes serán tus compañeros, entre otros puntos.
    • Conoce egresados de la maestría que deseas estudiar: LinkedIn es una red social propicia para esta tarea, adicional, consulta en la universidad en la que deseas estudiar por su red de egresados y conéctate con algunos, asiste a foros en donde puedas conocerlos.
    • Infórmate a profundidad acerca de los detalles del plan de estudio que compone la maestría: aun teniendo docentes súper calificados con los deseos de transmitirte lo más posible, si el contenido curricular no va acorde a la realidad de la temática, no tendrás la experiencia que buscas ya que aunque existe la libertad de cátedra que le permite a los docentes orientar la materia de acuerdo a sus experiencias, ellos mantienen un contrato con la universidad que los ha contratado y no pueden variar los contenidos en gran proporción.
    • Investiga por becas / descuentos / convenios: es posible que la empresa donde labores pueda pagar tu maestría total o parcialmente siempre y cuando continúes laborando con ellos por un tiempo estipulado posterior a la culminación de tus estudios. Adicional, ciertas universidades tienen convenios con algunas empresas lo que permite a sus colaboradores obtener mayores descuentos. Además, algunas universidades colocan exámenes previos para becar a los puntajes más altos con becas. Si tienes pensado estudiar en el extranjero, no olvides ir en primera instancia a la universidad en la que estudiaste tu licenciatura para conocer si disponen de becas brindadas por instituciones o embajadas de países amigos. También puedes dirigirte directamente a las embajadas y explicarles el área de tu interés. Es posible que tu lugar de trabajo te de una licencia con o sin sueldo y así no tener que renunciar.
    • Conoce la reputación de la universidad que dictará la maestría que elegiste: algunas universidades no son muy reconocidas localmente y mucho menos internacionalmente. Ten presente que, si deseas utilizar tu título dentro del ámbito laboral para abrirte paso profesionalmente, lo primero que será evaluado es el lugar donde la cursaste dicha maestría, sin dejar a un lado que vivimos en un mundo globalizado que cada vez se hace más pequeño al contar con profesionales procedentes de diversos países y que pronto tú podrías estar laborando en otro país, por ende, tu título debe tener validez en cualquier parte del mundo, asegúrate de esto.
    • Conoce al equipo dentro de la universidad que te asistirá para consultas: es muy común que el ejecutivo que te atiende al momento de adquirir el paquete de la maestría no será la misma persona que te brindará asistencia posteriormente. Por ello, debes tener claro desde antes de decidir tomar la maestría, quiénes te darán el servicio postventa, por ejemplo, con temas como a quién deberás dirigirte en caso de alguna inconformidad ya sea por tardanzas o inasistencias de tus docentes o porque no cumple con el horario completo de las clases.
    • Ten presente que la maestría no es muy general: algunos profesionales egresados de licenciaturas bastantes genéricas como Ingeniería Industrial, usualmente prefieren optar por una maestría específica para especializarse realmente en su tema de interés. Sin embargo, si la maestría también es muy general, puedes sentir que tu maestría es una continuación o extensión de tu licenciatura y no ver realmente los valores agregados que esta representa para ti.
    • Evalúa el proceso de admisión: al cursar una maestría no sólo aprenderás de tus docentes y su trayectoria, sino claramente de ti mismo y del nivel de enfoque, dedicación e investigación que tengas durante tus estudios, pero también de tus compañeros. Es decir, si el proceso de admisión no es nada riguroso, ten presente que tendrás compañeros que quizás no tengan tú mismo nivel de experticia y al momento de realizar las actividades grupales te sientas tú como el profesor. Es fundamental que todos los compañeros tengan niveles de experiencia similares solo que en distintas empresas o sectores para realmente complementar las clases y los proyectos grupales. Esto se puede garantizar con el proceso de admisión de la universidad que elijas.
    • Visita las instalaciones (aulas) en las que cursarías la maestría: es muy importante que te sientas cómodo en el lugar en el que pasarás varias horas a la semana, en el caso que la maestría sea presencial, es por ello que te recomiendo conocer las instalaciones previamente. No sólo el aula, sino la cafetería, biblioteca, baños, estacionamientos, seguridad en el área, etc.

    Espero estos consejos te sean útiles, déjame tus comentarios y/o tus experiencias si ya cursaste una maestría.