MOTIVACIÓN LABORAL PARA LAS DISTINTAS GENERACIONES Perspectiva de estudiantes universitarios

    Para saber acerca de la motivación laboral se requiere de conocimientos y de necesidades de la fuerza laboral que van a depender de la generación. Probablemente se sustente en las necesidades personales, como bien lo planteó Maslow en 1970 (ARANA y otros, 1997); además de las expectativas profesionales como también del enfoque organizacional. Por lo que Cruz Cordero, (s.f.) la define como “un estado interno que excita y sostiene el comportamiento del hombre”.

    Para Simón y otros (2007) describe claramente cinco generaciones:

    • La tradicional (1939-1946) abarca antes y finales de la Segunda Guerra Mundial, se caracterizaba por el respeto a la autoridad, con valores paternalistas y de tipo jerárquico, prevalecen los esquemas rígidos. La motivación de esta época era la lealtad a la organización que hacía efectivo el trabajo en las empresas.
    • La Baby Boom (1946-1960) una generación que emerge de la postguerra; se descubre la televisión y la información compartida. Con este nuevo aparato se producen cambios en la actitud de los trabajadores empujando a los sistemas jurídicos, sociales y económicos a producir modificaciones necesarias para mejorar el estatus del trabajador; la motivación fueron los ideales de la masa trabajadora.
    • La Generación X (1961-1979). La motivación nace por iniciativa propia, busca el emprendimiento personal, dotada de conocimientos, la mujer se introduce como fuerza laboral; busca flexibilizar los modelos y conciliar más en el campo laboral.
    • Por último, la Generación Y, de los años 80’ con un acceso eficiente de las comunicaciones, no posee valor de la lealtad, con el apoyo de equipos tecnológicos lo que le interesa es la comunicación rápida y eficiente con los diferentes niveles de organización, no se conserva ese orden jerárquico. Así las organizaciones para mantener un nivel de competitividad han tenido que evolucionar a través de los tiempos para mantenerse activas.

    Hoy día, la motivación en el plano laboral procede de las necesidades personales, profesionales y de la visión organizacional. Ha sido factor fundamental en el logro de objetivos de las empresas para producir, generar ideas creativas que además propicien cambios positivos, fundamentadas en lo científico, apoyado con el uso de la tecnología y el beneficio que proporcionan, además de poseer aquellas cualidades extrínsecas.

    Para conocer la motivación de la futura fuerza laboral se tomó en consideración el estudio realizado por Pastor y otros (2013) sobre las expectativas que tienen los estudiantes universitarios, sobre el trabajo y la carrera que estudian.

    Se procedió a aplicar encuestas a 60 estudiantes de tres universidades diferentes (Universidad de Panamá, Universidad Tecnológica y Universidad Latina) con sedes en Veraguas se le preguntó lo siguiente: ¿Piensas que la formación académica adquirida te permitirá encontrar un trabajo relacionado con tus estudios? Del 68% mujeres, el 38% respondieron en la escala máxima de satisfacción (1 a 5), que fácilmente encontrarían un trabajo y el 32% de hombres, solo 11% dijeron que encontrarían un trabajo fácilmente.

    Además se les preguntó ¿Cuál debería ser la motivación de las generaciones futuras? contestaron:

    • La motivación laboral debe ser la que suple nuestras necesidades.
    • Que enriquezca nuestros conocimientos y contribuya a mejorar la sociedad.
    • Encontrar la motivación en la creatividad y el dinamismo, no ser pasivo.
    • Contar con buenos recursos.
    • Que busque una sociedad más equitativa para tener mejor calidad de vida y que esas sean las fuentes de motivación laboral.

    Concluyo con este tema, considerando que la motivación, fuerza interior que nos mueve a hacer algo, aunque no se ve, construye grandes obras; y un trabajador desmotivado, es un trabajador fracasado.