Disculpe… ¡Pensé era “Mobbing”!

    0
    493

    Este término esta más de moda que muchas marcas de ropa; tanto así que lo mencionamos sin tomar en cuenta lo delicado del tema o las consecuencias que emitir un juicio a la ligera puede ocasionarle a otra persona.

    Es importante aprender a determinar cuáles situaciones aplican bajo “Mobbing” y cuáles no. Dentro de un ambiente laboral encontraremos una amplia diversidad de personas. Esto lleva algunas veces a tener diferencias tanto en nuestra forma de pensar como en la forma en que actuamos; es importante recordar que no todas las situaciones de conflicto son resultados de conductas de acoso o Mobbing.

    Hay un amplio listado de características publicadas por autores de renombre sobre como diferenciarlo, les aseguro que las claves son: saber abordar la situación-resolverla y determinar la intención principal. Una situación de conflicto o de diferencia laboral se desarrolla dentro de una escala de coacción o agresión. Al disminuir el enojo o el malestar se normaliza la conducta y el resultado la mayoría de las veces es positivo, logrando un cuestionamiento o re- planteamiento del tema con soluciones nuevas; a diferencia del acoso o Mobbing el cual es constante todo el tiempo y no resulta en cambios positivos.

    El Mobbing debe ser repetitivo y con clara premeditación. Situaciones donde hay escenarios de estrés laboral por altas exigencias del puesto, condiciones laborales poco agradables (poca luz o ruidos), rasgos de personalidad variantes del jefe o compañeros de trabajo, entre otros NO forman parte del Mobbing.

    Para que haya un acosador debe haber una víctima, no te conviertas en una. Ármate de valor y afronta el temor o la pena que te da el abordar estos temas puntualmente con la persona que te hace sentir incómodo; el compartirlo con tus compañeros de trabajo (solo por sacarlo de tu sistema) sin tratar de resolverlo no es una opción ya que se vuelve un círculo vicioso en donde contribuyes a que continúe el Mobbing.

    Mobbing no es más que una situación no resuelta, si logramos afrontar nuestros temores ante situaciones incómodas y abrir una comunicación asertiva con aquellos que percibamos nos hacen sentir incómodos; contribuiremos a que las estadísticas de casos de Mobbing sean menos cada día.

    Por: Licda. Angela M. Alba T.
    Gerente Recursos Humanos & Administración
    Tri Marine International, SRL