La Andragogía como técnica para la enseñanza de adultos en el campo laboral

    0
    835

    Es innegable que adultos y niños aprenden de manera distinta, y que por lo tanto no se pueden utilizar las mismas técnicas de enseñanza y aprendizaje indiscriminadamente para ambos grupos. Uno de los primeros científicos sociales que percibió esta diferencia fue Malcolm Knowles, quién en los años setenta acuño el término: Andragogía, para denominar las técnicas de enseñanza destinada a educar a los adultos.

    En el caso de los colaboradores de una empresa, estos deben ser capacitados teniendo en cuenta su condición de adulto y además su situación de trabajador, ya que estas personas se someterán a los procesos de enseñanza y aprendizaje en el plano laboral, además, los integrantes del grupo que requieren capacitación, generalmente han estado alejadas de las instituciones de enseñanza regular desde hace mucho tiempo, lo que dificulta el proceso, por lo que se requieren técnicas educativas diferenciadas.

    Es atendiendo a esta situación tan especial, que se requiere comprender cómo aplicar métodos distintos para realizar una preparación efectiva de los colaboradores de una empresa, se debe utilizar un método creado especialmente para adultos, este método, aplicable a todas las situaciones de la organización actual es la Andragogía, se trata de un modelo transaccional (se refiere a las relaciones sociales y la comunicación) porque permite el efectivo desarrollo de recursos humanos, que en general es una meta de suma importancia en las organizaciones.

    Para la aplicación correcta de la enseñanza Andragógica, el instructor debe conocer:

    • A la persona objeto de la enseñanza.
    • Los conceptos sobre el tema a tratar que la persona aporta
    • Las experiencias previas que ha vivenciado la persona sobre el tema propuesto.
    • La disposición de la persona para aprender.
    • La inclinación de la persona al aprendizaje.
    • La motivación de la persona para aprender.

    Lo anterior se presenta ante un panorama en donde la frenética competencia entre empresas, requiere la constante formación del capital humano de las organizaciones como factor clave para lograr el alcance de las metas.

    La empresa moderna, debe dedicarse al planteamiento de políticas enfocadas al entrenamiento constante del Recurso Humano, la planificación cuidadosa del incremento de sus competencias bien enfocadas a sus necesidades, utilizando los actuales métodos de formación de adultos tanto en el lugar de trabajo como fuera del mismo, contando con el apoyo de instituciones de educación técnica especializada.

    Por: Dr. Eduardo Cola López Echaniz
    Profesor e Investigador